Participación, la necesaria implicación del trabajador en su seguridad.

Que soy un fiel admirador de Tomás Castillo no es ningún secreto, de hecho no es la primera vez que me refiero a él ni (estoy seguro) será la última. Cualquier persona medianamente cabal debería de buscar sus referentes en todos esos seres que nos rodean en el día a día desarrollando grandes cosas, especialmente cuando esas cosas afectan positivamente a quienes los rodean. Tomás es una de ellas y además de amigo es uno de mis referentes fundamentales, que sin saberlo ha influido de forma decisiva en mi forma de ver y entender la Prevención de Riesgos Laborales.

En julio de 2016 participó en un encuentro sobre empoderamiento de las personas (Ciencia, innovación y tecnología) en el que a lo largo de media hora desgranó una serie de conceptos terriblemente básicos y a la vez tremendamente avanzados relativos al papel de los “técnicos” respecto a aquellos a quienes van dirigidas sus acciones, estrategias y decisiones.

Tomás habla en el vídeo de la relación entre los pacientes y aquellos que se ocupan de ellos en todos los aspectos, ya sean médicos, terapeutas, responsables políticos o de la Administración, etc.

Tras escuchar atentamente (es muy fácil escuchar a Tomás) de repente vi muy claro lo que apenas era una idea básica que no había alcanzado a concretar en su formulación definitiva, el “empoderamiento”, ese feo “palabro” tan de moda en su momento y que tan poco me gustaba por antiestético tomó un nuevo significado para mi, porque basta cambiar los protagonistas de la disertación de Tomás para obtener gratis y de primera mano un magnífico modelo de gestión global de la Seguridad y la Salud Laborales que me gustaría compartir. Leer más de esta entrada

Anuncios

Sobre agujas y pajares y otros planes de emergencia…

Confieso que siento debilidad por las obras lineales, cuanto más grandes, más complejas y apartadas del mundanal ruido mejor. Eso me permite concentrarme en la obra en estado puro, sin más injerencias externas que algún pastor sin complejos o el típico cazador “despistado” persiguiendo bichejos incautos.

Pero nada es perfecto…

Imagínense en una de esas obras en medio de la nada, añádanle una situación de emergencia, pónganle la gravedad que deseen, la urgencia que les parezca bien.

Continúen ese esfuerzo imaginativo y pónganse en la piel de Ludovico, un trabajador foráneo de una subcontrata foránea, una aguja en un pajar que desembarcó ayer en la obra traído por su capataz de ni se sabe dónde.

Ahora, metidos en su piel, intenten explicarle al 112 como y donde han de llegar para que su compañero Teodorico, que se retuerce de dolor y parece respirar cada vez peor, sea evacuado.

Lo dicho, nada es perfecto y por ello los planes de emergencia y autoprotección deberían de ser algo más que un procedimiento teórico que se copia y pega en cada Plan de Seguridad. Leer más de esta entrada

“POKA YOKE” EN LA TOMA DE DECISIONES…

“POKA YOKE” En la toma de decisiones: aplicación práctica de claves dicotómicas para la autorización de acceso a tajos e inicio de trabajos en obra civil.

Abstract

This paper presents the results of the introduction during five months of 389 specific work controls based on dichotomous keys.  The outcome of this study proves the use of this system greatly reduced risks associated with arbitrary or personal assessments and interpretations in decision-making.

Resumen

El sector de la Construcción se caracteriza por la necesidad de determinar frecuentemente y de forma inmediata e inequívoca si las condiciones de acceso a un determinado tajo y los puestos de trabajo asociados al mismo reúnen las condiciones de seguridad necesarias para su ejecución.

Las exigencias en cuanto a plazos, las presiones sobre la producción y una aún deficitaria concienciación de mandos básicos e intermedios conduce frecuentemente a precipitación e improvisación en el inicio de trabajos, con frecuentes paradas de tajos debido a condiciones de trabajo inseguras fácilmente detectables y de rápida solución pero que pueden generar situaciones de exposición a riesgos graves y generar altos costes derivados de la interrupción de trabajos, accidentes, posibles sanciones administrativas, etc.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: