Cuando el dinero no entra por la puerta, el amor sale por la ventana

Leo atónito los comentarios de una publicación en Linkedin en la que unos TPRL acusan a otros TPRL poco menos de intrusismo en el ejercicio de la profesión de ¡¡TPRL!!! y casi pierdo la fé en que algún día mi lucha personal sirva de algo.

Los unos reivindicando para sus titulaciones universitarias la potestad de ejercer en determinados sectores (por no decir que en todos) y los otros reivindicando lo contrario, aludiendo todos ellos a “competencias profesionales” que al parecer, por algún mecanismo que desconozco, les convertiría en el paradigma del TPRL por excelencia, olvidando naturalmente hablar de las numerosas e inquietantes “incompetencias”.

Pocos o ninguno (me niego a jugar al lo de “individuos e individuas”), reivindica el ejercicio de la profesión desde el único punto de partida posible para acceder a una profesión digna, preparada y respetable, que no es otro que la del Técnico en Prevención de Riesgos Laborales, sea cual sea el nivel, sea cual sea el prefijo o los apellidos.

Lo importante es chupar cámara, o en este caso copar puestos de trabajo, que la cosa está muy mal y hay que “meter la cabeza”, aunque sea en la guillotina.

Tal vez deberían de plantearse el motivo por el que son TPRL, si se debe a que con sus flamantes títulos en Ingeniería, Física Cuántica o Macramé no han encontrado perro que les ladre en esto del mundo laboral o si esa era su meta cuando comenzaron a estudiar tan insignes carreras universitarias.

En un ejercicio de corporativismo anticorporativista llevado a sus extremos, se utilizan armas letales de destrucción +IVA. Que si yo sé lo que es una viga articulada, que si tu no sabes que pasa con las cubas electrolíticas, que si no sabes evaluar los riesgos de mi afición al “patchword”.

De reivindicar la propia profesión ni una línea o muy pocas. Y es que se reparte la herencia, los parientes son enemigos y ya no te cuento la rubia veinteañera que “engañó” al tío Prevencio, por lo que pretender iluso de mí, que los TPRL piensen como TPRL es más bien una quimera.

Por ahí circula el dato de que la PRL en España ha vuelto a los oscuros 80’s, que lejos de mejorar la cosa sigue igual o de mal o peor y que todo esto de las políticas, planes y programas encaminados a mejorar la seguridad de los trabajadores no han sido, ni son y a este paso no van a ser, más que un pingüe negocio basado en el “postureo”.

Si no os sentís TPRL… dejadlo, de verdad, hacedlo sin miedo ni vergüenza, sin mirar siquiera atrás. Nadie os echará de menos y vosotros no sentiréis añoranza alguna de lo que dejáis.

Pero si os sentís TPRL, pensad como tales, siendo conscientes de nuestras carencias y de nuestras capacidades. Preguntaos que necesitamos para ejercer y lo que es más importante, que es lo que necesitamos para además hacerlo bien.

Dicen que la experiencia es un grado, pues bien, la mía me ha mostrado las virtudes y las vergüenzas de numerosos TPRL, procedentes de orígenes dispares, con grandes aptitudes, grandes actitudes y todo lo contrario. A ninguno le pregunté lo que había estudiado, no me interesaba ni que fuese el mismísimo Calatrava (esto va con retranca), lo que me importaba es como se enfrentaban al día a día, como se esforzaban, como aprendían o me enseñaban en cada acción, en cada reunión, en cada proyecto.

Cuando se sale de cualquier universidad con el título bajo el brazo, normalmente se ignora por completo la realidad de la práctica diaria, siendo necesaria una ruta de aprendizaje más o menos larga pero imprescindible, como ocurre con la PRL.

Por lo tanto el argumento de la “competencia” se desmorona por sí solo, pues el nivel que predomina es el de “incompetencia” y tal vez por eso estamos donde estamos.

La PRL es competencia de los TPRL y no de tal o cual titulación universitaria (al menos mientras no existan grados en PRL) y ser Ingeniero, Abogado, Pintor, Esteticista o Pastor de ovejas no nos confiere el halo mágico de la seguridad, porque aunque ayude y a veces mucho, no basta, por más que determinados colegios profesionales  lo reivindiquen hasta la muerte (de terceros claro) con la esperanza de preservar el maná laboral.

Mientras sigamos autoignorándonos como profesión, siempre seremos lo que somos, unos tontos a los que se les fué el amor por la ventana cuando dejó de entrar el dinero por la puerta…

Anuncios

10 Responses to Cuando el dinero no entra por la puerta, el amor sale por la ventana

  1. davidmairal says:

    Típico debate que acaba en “concurso de pollas”.

    Con respecto a la profesión, todo mi respeto a quien desempeñe su trabajo con solvencia.

    Saludos, Xose

    Me gusta

    • Xosé Manuel says:

      “Pollitas” David, “pollitas” que aquí lo del tamaño me recuerda una frase al parecer de Emilio Botín que decía: “En España, ricos, lo que se dice ricos, somos muy pocos”….

      Me gusta

  2. icástico says:

    Como bien dices, ser ingeniero o similar ayuda, pero sin vocación es como el ejercicio de cualquier otra profesión. Saludos.

    Me gusta

    • Xosé Manuel says:

      Lo malo Tucho, es que nos pasa como a la izquierda históricamente, mientras los demás primero ganan las guerras y luego si eso se degüellan a gusto, los TPRL tienden a autodesprestigiarse de palabra, obra y sobre todo por omisión mientras van perdiendo las batallas antes de empezarlas.

      Me gusta

  3. Totalmente de acuerdo contigo, es una profesión en sí misma, ni de unos ni de otros aunque muchos se quieran apropiar parcelas.
    ¿Cuando nos daremos cuenta que apropiarnos de una parte no tiene más influencia en la cantidad de trabajo que si los buenos realmente pueden buscarlo sin barreras?. Supongo que incentivaría el esfuerzo por ser bueno en tu trabajo y para poder competir en un mercado más ámplio.

    Por cierto, alquien debería obligarte a que escribieras más a menudo 😉

    Enhorabuena por el post.

    Un abrazo

    Me gusta

  4. Xosé Manuel says:

    Gracias Enrique, pero cada día creo más en aquello de “no rompas el silencio si no es para mejorarlo”…

    Me gusta

  5. Excelente artículo y excelentes comentarios en el foro de linkedin. La verdad si “Soberano era cosa de hombres” la prevención es “cosa de tod@s” y ese es el gran fallo de los reinos de taifas y corporativismos que tenemos en todos los sectores de la prevención. Algunas titulaciones pueden tener de base cierta ventaja, pero la formación complementaria y la experiencia cuenta, así como “no sacar os pies fuera del tiesto” ya que todos tenemos límites, si no nos veremos abocados a una especie de “Mundo Feliz” de Aldoux Huxley y a los fetos de futuros técnicos deprl les inyectarán un arnés y otros EPIs durante su desarrollo y una capa de barniz a modo de escudo. Te diré que una vez una técnica de prl que era abogada me dijo “¿qué sabe un biólogo de medioambiente?”, así que al final es cosa de abrir los ojos y ser multidisciplinar. Saludos

    Me gusta

  6. Aitor Jaen says:

    La verdad, estamos perdiendo el tiempo en cosas que no siempre nos llevan a buen puerto. Creo que con la Ley de PRL ya tenemos un contexto que nos guía hacia el mismo puerto: hacer las cosas con un mínimo de rigor y profesionalidad. Cada vez que veo una “titulitis”, recuerdo que nadie tiene la verdad en su mano por siempre y por completo, y suelo recordar que conocer es cuestión de actitud. Así, suelo recordar que la actitud es la que me ayudó en los momentos de llevarme palos (que son muchos) y me ayudará a no subirme a la parra cuando los palos me toque darlos a mí (las menos de las veces)

    Pero lo que sí es cierto, es que en PRL cada cual tiene su aportación. Y eso es lo que debemos ver, lo que somos capaces de sumar al global y aprender de ello. Gracias Xose Manuel, como siempre, por estas deconstrucciones tan necesarias como precisas.
    Aitor

    Le gusta a 1 persona

    • Xosé Manuel says:

      Hombre gracias, pero me temo que lo fácil es deconstruir, construir ya es un poco más difícil.

      Me gusta

  7. Pingback: ¿Me meto o no me meto? | deconstrucción

Me interesa tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: