Emboscadas #2: Antonio Guillán

Cuando le conocí o más bien cuando me lo encontré en esos recónditos mundos de nuestra señora de la red, a primera lectura me apareció un gran descriptor, alguien con la extraña habilidad de hablarte de unas mermeladas caseras y hacer que te imagines su sabor aunque no te gusten las mermeladas, aunque estas nunca hayan existido.

Si es bueno describiendo, no se queda atrás diseccionando la vida del día a día, con una sensacional capacidad de síntesis y lo que es mejor, con la poco frecuente habilidad de contarlo y que se le entienda.

Para mí (con o sin su permiso) es “Tucho”, con o sin “Figuiera”, más conocido como Antonio Guillán, al que mi familia llama “Icástico”…

Pero mejor que se presente él, que digo yo que se tiene más visto.

Quién soy

ICASTICO

Descargué barcos de pescado congelado, trabajé en un garaje, hice buzoneo… eso en las vacaciones de estudiante (mi viejo no soltaba un duro).

Levanté aceras a pico en Cáceres. Fuí marchante de un pintor (sublime experiencia), comercial, vendedor, jefe y director de distintas sucursales.

Vendí coches, vino, cava, maquinaria de hostelería, etc.; Visité todas las fábricas de automóviles de España.

Fui responsable de recursos humanos y de prevención de riesgos laborales.

Impartí cursos de distintas materias. Hice auditorias del SGPRL.

Abrí un blog… a ver qué pasa…

La emboscada…

X.M. .- ¿Gallego militante o penitente?

A.G..- Ya empezamos. De penitente tengo nada y de gallego todo, de esos que se ajustan a los tópicos que nos adjudican: el de la escalera, “nunca se sabe si subimos o bajamos”, ¿por qué quieren saberlo?, ¿para qué?, ¿a quién le importa? Responder a una pregunta con otra, ¿no?, o con un “depende”. Pero con lo que más me identifico es con la retranca, mezcla de sarcasmo e ironía sana, sentido del humor tan particular y perfeccionado que pone a prueba la paciencia de más de uno. Militante con graduación.

A Antonio, “tucho” para sus amigos, le debo entre otras cosas el acceso a palabras nuevas, así, de forma natural, sin adornos ni disfraz. ¿Te suena?

Me suena, claro. Ahora te cuento, pero antes voy a aclarar lo de “tucho”. Realmente solo era Tucho para mi padre, cuando estaba de buen humor me llamaba así. Lo he rescatado de mayorcito en alguna red social y me identifican con ese nombre, lógicamente. Mi segundo apellido es Figueira. El resultado parece más…de diseño. Tucho Figueira, jajajá.

Al grano. Un día entré en una de esas redes y leí en un blog una entrada de un tal Federico. Contaba que para escribirla había abierto el diccionario al tuntún, colocó el dedo en una palabra sin mirar y sobre ella debía versar el artículo. Hizo un uso ingenioso en mi opinión. Icástico era la palabra. Me sonó redonda y evité ese largo proceso de la paternidad y sus pajas mentales para dar con el nombre ideal, sin el cual queda a veces paralizado todo el proyecto como si el nombre del blog lo fuera todo, estaba atascado.

La RAE tiene una única acepción para el término “icástico, ca”: Natural, sin disfraz ni adorno. Así debería ser la vida, pienso, y así creo que me ve la gente porque unos cuantos me lo hacen saber, no me ando con muchos disimulos. En mi primer post “Icástica historia” cuento cómo nació mi blog. Entre políticos no me pega que abunden los icásticos.

La píldora del día Final” creo recordar que es lo primero que leí (no sin retraso) de tu abundante cyber-obra. En ella dices que “El enfermo estado de bienestar ya no es más que un continuo y permanente reality show, cada vez más decadente, una fábrica de marginados. El bienestar, ahora, es no morir de pena.”, era enero de 2013, y ahora, ¿Cómo lo ves?.

Pues en estos dos años veo que se ha instalado la tristeza, el pesimismo. Nuestro presidente, al revés, ve tanto optimismo que hasta su ojo izquierdo (debe ser el ojo social) da saltos de alegría (o de traición) cada vez que hace una promesa o afirmación en esa dirección. Será obra del chusconsciente, sucedáneo de subconsciente en ese y otros oficios. La pena ha provocado muchos suicidios, bastante silenciados por la prensa. Gente desahuciada que se ha quitado de en medio. Desahuciada hasta de esperanza.
Veo pena en los médicos a los que las leyes retocadas, impuestas por los mercados, les obligan a actuar contra sus principios y voluntades, a tratar a los pacientes como mercancía, en los maestros que ven en qué condiciones alimenticias llegan los niños a la escuela, pena en los padres que asistirán al exilio de sus hijos en el extranjero o que no consiguen ahorrar lo suficiente para poder pagarles una universidad cada vez más cara (y marchar mejor preparados). Pena en ancianos que vuelven a vivir con sus hijos, ya mayores (y nietos), no porque lo quieran ambas partes, que puede ser también, sino porque lo exige el mismo “mercado”, que se regula solo (solo para perjudicar a los de abajo). Pena en ex compañeros de trabajo y amigos que han caído en el abismo laboral y pocas ramas atisban a las que agarrarse a pesar de su formación y experiencia. Pena porque desde que cayó el muro de Berlín no hay forma de contener el capitalismo salvaje y asesino que no encuentra poderosos enemigos. Pena porque hay una epidemia de cínicos, hipócritas y mentirosos que niegan la mayor y están dispuestos a vivir como reyes haciéndonos creer que existen los milagros, engañándonos. Veo a una cohorte de ilusionistas del voto y un montón de bobalicones enfrente con la boca abierta ante ellos, asistiendo a sus números de magia, hechizados. Veo pocos cambios en esta crisis prefabricada. Lo que hace una década era posible y asequible se ha vuelto a convertir en aquellos viejos sueños de antaño: ir a la universidad, tener un trabajo, una casa, hijos, estabilidad…

Casi contrabandista porque te lo ponían en bandeja (“tucho” parece un buen alias para el oficio) lo de los barcos de narcos y bucaneros llenos de presidentes no parece sorprenderte demasiado.

Jajajá. Si, también me gusta tucho como alias para este oficio (tiene un toque de camorra). Pero por suerte o por desgracia no valgo para el trapicheo de nada; Una pena porque, como demuestras saber con la pregunta, me ofrecieron esta posibilidad varias veces entre 1983 y 1985. Trabajo y dinero no me hubiese faltado pero lo mismo acababa con una “corbata colombiana” (algunos casos hubo en Galicia) o en la cárcel, como mal menor, salvo que me reciclara a traficante financiero, mucho más protegidos como los Rato, los Blesa y la mafia Bankiaria. Me hubiera acogido a la amnistía fiscal, entregado unos sobres al Partido en el Poder, tendría varios negocios legales, honorables y quién sabe si un escaño de “diputao”.

elplural.com

No, no me sorprende nada que nuestro amado Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, se haya recreado al sol en compañía de un conocido narco del panorama gallego (que empezó con el tabaco, lo que me ofrecieron a mí) El pobre pecó de pardillo, la famosa foto que delata el asunto tiene 20 años, más o menos, lo que me mata es que luego lleve su hipocresía al límite y utilice para sus campañas electorales fotos de opositores mucho menos comprometidas que la suya y a los que apeó de la carrera electoral.

Más grave es lo de Rajoy, otro gallego de pro, que en 2009, dos días antes del arranque de la campaña para las elecciones europeas, se monta en el atunero Moropa, propiedad de uno de los históricos, considerado por la Policía como “el traficante más importante a nivel nacional” y que en aquel momento cumplía una condena de más de 17 años. Todo apunta a que dinero de esa actividad ha financiado campañas electorales y sedes de partidos políticos. En “Había nieve” le dedico unos pensamientos.
La cosa parece haber cambiado algo, aquella impunidad que creían tener ya no es absoluta, antes actuaban con una relajación y descaro pasmoso, convencidos de controlar prensa e instituciones, ser invisibles e intocables. De todas formas, si no es con narcos, se exhiben con genocidas, golpistas, traficantes de armas, pederastas y demás personajes de bien.

Cada artículo de Antonio es una pequeña joya; más orfebre de palabras que escritor, nos cuenta vivencias tan descriptivas que en mi cabeza se ha quedado para siempre la onírica imagen de un garaje, el “Compostela”, donde “tucho” pasa sus primeras reválidas. ¿Te dejas llevar por la exageración o eres de los que graban sus vivencias a fuego?
garaje-roma-y-compostela-116480_01_gra

Garaje Compostela – Fuente: http://www.paxinasgalegas.es/

Bueno, Xosé, ya sabes que pienso que exageras en tus alabanzas, más que nada en la reiteración, pero como no te corriges a pesar de mi opinión no me dejas más remedio que estarte muy agradecido, lo que resulta un poco contra sentido. Tengo que competir con un mundo de fotos e imágenes que describen al instante una situación. Uno puede ver unas cuantas viñetas de humor gráfico en poco tiempo y tener una visión de cómo está el país pero difícilmente va a estar dispuesto a tragarse la misma cantidad de artículos, si tiene tiempo para eso. Además está la prensa, twitter, Facebook y la repera 2.0, intento, por lo tanto, hacer una caricatura con las palabras, las elijo entre las más explícitas posibles para que sirvan de lupa al lector y procuro crear una escena similar recurriendo a parodias, metáforas y otros guiños lingüísticos que se me ocurran, y hacerlo con ironía y humor para retener el interés y evitar que el lector se canse y escape de la densidad, por más interesante y precisa que pueda ser otra lectura (de la competencia), mi objetivo es entretener aunque hay noticias o situaciones que no dan mucho juego.

La caricatura es la exageración de unos rasgos concretos y por lo tanto se puede decir que exagero, pero no lo hago con la verdad. Si enfocas un ácaro con un microscopio acabarás por ver un monstruo aunque en todo momento sabemos que sigue siendo un ácaro, no se deforma la realidad, se acerca y define mejor. Las vivencias que se graban a fuego es porque han quemado, es muy difícil escapar a su marca, impresionan por sí mismas. Tengo unas cuantas inolvidables, como todo el mundo.

¿Jesuitas, Montecastelo, un toque añejo de sangre gitana, el “Compostela”… ¿Cuándo y por qué pierdes la fe y renuncias a ser cura como te recomendaba tu padre?

Eres un lujo de fan, ¡qué bien leído me tienes! Mi fe siempre fue raquítica y no me apuré en darle vitaminas ni llevarla a médicos adecuados. Sucesos de la vida sumados a detalles que me empeñé en observar en los representantes de cristo en la tierra, o que ellos no disimulaban, acabaron por desintegrarla. En efecto, periódicamente mi padre me aconsejaba al respecto: “hijo, estudia para cura que no te va a faltar de nada, ni mujeres”, e insistía en los argumentos, “te pillas una parroquia en un pueblo bonito y que si una botella de vino por aquí, unos chorizos por allá, un jamón del otro lado…” y hasta un pollo guisado había de tener según él, fruto de la generosidad de almas tan caritativas, como lo son a buen seguro muchas feligresas, a alguna de las cuales acabaría yo por llenarle el ojito, siempre según las fantasías de mi progenitor, y reconozco que no parecía mala recomendación, pensaba entonces “Señores míos, Padre e Hijo, no me digan ustedes que para comer unos embutidos y mojar el churro de vez en cuando tengo que apuntarme a su sindicato, con las pocas hechuras divinas que yo tengo”
En la actualidad no hay más que ver ese legado de hechos consumados, niños desflorados y rotos por las embestidas de las beatíficas pasiones y bulimias sexuales del clero depravado, desperdigados y abandonados a su suerte sin mayores consecuencias para los pederastas. Y demás intrigas, guerras y oscuras finanzas que han acompañado a esta gente desde que empezó el negocio en un humilde pesebre. A buen seguro que hay más calidad humana y celestial entre los abandonados a su suerte en las calles que entre los que tienen acomodo en cualquiera de los cielos que nos venden. Si Dios existe no está haciendo bien su trabajo.

Te lo digo y te lo prometo siempre que puedo, algún día te publicaré el libro, solo depende de santa Primitiva. ¿Aún no te ha tentado ninguna editorial?¿Por qué regalas/escribes tu talento?

Jajajá, si, me lo he creído y estoy por pedirle a esa santa que nos acoja a los dos bajo la capa de su fortuna, malo será que entre ambos no nos valgamos para convencerla de que somos merecedores de ella, y más con tan sanas intenciones como albergas. Si me alcanzara a mi tendría muy en cuenta tu altruismo.

Abrir un blog debe ser lo más próximo a publicar un libro, ese anhelo que todo ser humano parece llevar dentro. En la comunidad bloguera está muy presente ese sueño, como he podido comprobar, quien más y quien menos lo persigue y muchos lo han hecho posible a través de las diferentes fórmulas que existen, como la auto-publicación, de hecho ya he comprado alguno a colegas blogueros.

Antes de recibir hay que dar. Cualquier blog puede ser un escaparate para darse a conocer, promocionarse, crear una marca personal, etc. Yo no regalo nada, como dices, en todo caso invierto, ahí queda lo escrito y si no mira tu ejemplo, tan agradable para mí, me has descubierto y estás dispuesto a publicarme un libro, me falló tu profesión, si hubieses sido editor…A la oportunidad le gusta jugar al escondite, hay que participar del juego hasta dar con ella. Quizás con una pizca de suerte acabemos dando con su refugio. Publicar un libro es relativamente fácil, otra cosa es saber moverlo, promocionarlo, distribuirlo, menearlo en las redes, abrir páginas, charlas, foros, bloguear continuamente, interactuar con los seguidores y toda la tarea que conlleva el alumbramiento. El sector editorial está en plena crisis, desorientado, hay escritores que han perdido su tiempo firmando un acuerdo con una creyendo haber alcanzado su meta y han retrocedido porque los desatienden para promocionar a los fijos, los de la casa, los quitan de en medio. Es mala idea intentar vivir del cuento, salvo que alcances la primera división y eso es para los elegidos y que tengan, además, buenos padrinos. Si cumplido el sueño de publicar queda huérfano de lectores puede acabar en trauma o en pesadilla. Es como Arquitectura, doce años haciendo la carrera (de media) para terminar siendo el negro de otro, con un contrato como autónomo por 700 €.

La necesidad aguza el ingenio, dicen. Aquí hay tanta que sobra talento, y como sobra se paga mal, mira todos esos científicos que tienen que emigrar, los músicos de verdad que interpretan sus composiciones a la entrada de una calle o centro comercial por la voluntad, y miles de genios trabajando por horas en la hostelería o doblando ropa sin tregua, por semanas o por horas. Esa es la industria nacional, no hay otra, no nos dejemos engañar, aceptémoslo. El talento como concepto está sobrevalorado, a mi modo de ver, e infravalorado a la hora de pagar, ¿de qué vale un esclavo con talento?, pues para comerse todos los marrones si tiene la “desgracia” de hacer bien las cosas, por el mismo miserable salario. Nos venden esa moto pero no funciona. Por cierto, mi abuelo, Antonio Guillán Hermo, fue un escritor tardío, publicó su primer libro de poemas a los 79 años (1979) y el segundo a los 84, un año antes de su muerte. Era maestro, en La Puebla del Caramiñal (lugar de nacimiento) le dedicaron una calle. Quizás me haya dejado algún gen de escritor, y aún me queda tiempo para dedicarme a la tarea, visto su caso.

Mientras, lejos de perder el tiempo te embarcas literalmente y escribes desde el Mandeo, perdona, pero ¿Qué hace un escritor en un barco de artistas disfrazado de fotógrafo?

Curiosear, que me encanta, ver otro mundo ajeno al mío. Ver cuáles son sus inquietudes, sus ideas, sus planes, sus problemas y preocupaciones, su pelea con la sociedad – si la hay – sus diferencias con los que viven en la ciudadela de la nómina. Y por supuesto, a los seres humanos que hay detrás de las paletas, pinceles y plumas. Esa jornada me ha traído como premio participar en una iniciativa bautizada como PlazForme por su impulsor e ideólogo, el polifacético y carismático Manuel Guisande, escritor, periodista y guionista de cortometrajes, entre otras cosas, y quien me ha “obligado” a tomar parte en ella. Ah, llevaba disfraz de fotógrafo porque como tal me presentó Manuel al resto, se le metió en la cabeza, pero de fotografía cero patatero, eso sí, llevaba mi maquinilla, y también una libreta para tomar notas y escribir un artículo sobre la concentración de artistas, “Navegart”. Como ves, otra oportunidad.

Así. A bote pronto, mojándote, de tus criaturas literarias, ¿Cuál es tu ojito derecho?, esa que quieres como a todas pero con ese “je ne sais quoi”.

Bueno hombre, permíteme que te cite más de una, que una sola (de 130) alcanza para una salpicadura. Normalmente aquellas que incluyen un cachito de mi historia vital tienen ventaja. Apunta la trilogía “Historias de garaje” y “La mentira absoluta”. Luego añadiría “Los principios de Alí ba Bankia”. Aunque todas tienen su humor me cito más con él en “A mi aire”, escapando algo de la rabieta política (aunque no deja de ser una especie de metáfora sobre lo mismo, que tanta desazón me causa). Por último, como leo mucho, le hice un mini homenaje al libro, “Hoy libro”, tras un momento de bajón, segundos después de acabar uno que me había cautivado, se aleja de mi línea habitual y por eso lo incluyo.

Hagamos publicidad, además de los tuyos, recomiéndame con razones:
3 bitácoras o páginas que deberíamos leer al menos alguna vez.
1 Twitero al que seguir

Difícil difícil. Sigo blogs de muy variada temática. Distinguir a unos parece ignorar a otros. Ahí van los tres (mis disculpas al resto), los dos primeros los sigo desde hace poco:

El fotonauta. Reflexiones acerca de la vida y la muerte. Su autor padece un cáncer avanzado de pulmón y a través de los colores de sus maravillosas fotos va reflejando sus estados de ánimo. Está pendiente de la próxima salida al mercado de una vacuna desarrollada por médicos cubanos y argentinos, “al parecer asegura resultados mucho mejores que con la actual quimioterapia y sin efectos secundarios”. Un rayo de luz en medio de tanta oscuridad. Cuando veo una vida así me siento ridículo por creer que tengo problemas.

Las cosas de Enrique. Otro espacio de reflexión. Es un jubilado del ladrillo, del que aún sigue enamorado. De sus charlas en su Ateneo, de sus idas y venidas a la playa, a la compra, donde quiera que haya un ser humano, surgen historias reales por ellos contadas: amigos, ex compañeros, pacientes en la sala de espera de un centro médico – Enrique arrastra como puede una de esas enfermedades raras – que hablan de éxitos y fracasos, de luchas con la vida (o la muerte), de vidas deshechas y rehechas, naufragios, de volver a empezar sin prisa pero sin pausa. Nos lo pasa tamizado por su juicio, por sus pensamientos, para que los nuestros lo tengan más fácil. Son píldoras para la resistencia. Acompañado de su música, videos, fotos, poemas, humor…

Tu escritora personal. Un área de descanso. Su dueña, Mariaje, es una mujer de esas a la que la vida maltrata, como a casi todas, simplemente por serlo, sin contemplaciones. Su rehabilitación está hecha con sensibilidad y dulzura. Escribe de todo y nada deja indiferente: biografías, crónicas de viajes, críticas literarias, cuentos, poemas. Le llamo madrina porque la conocí en una red social, escribía en ella, como yo, y con su continuo aliento me empujó a construir mi bitácora.

Con twitter lo tengo más fácil porque no sigo a nadie activamente, mis referencias son más externas, tuiteros que saltan a los medios por un tema polémico que así como aparecen se esfuman, no podemos vivir en permanente estado de seguimiento, es agotador. Hay una vida off line, aunque hay quien se deprime si la practica. Así que esta la suspendo, la dejo en blanco (quítame solo un 0,5).

Para finalizar, a los que escribimos para liberar ansias siempre nos queda un tema, una vivencia, un asunto pendiente que tratar, ¿Cuál es el tuyo?

¿Aún no lo sabes, Xosé? La familia, pero mejor que en un blog quizás resulte más conveniente ventilarlo en foros más terapéuticos, jajajá…”salvo alguna cosa”…


NOTA DEL ADMINISTRADOR: Como pueden ustedes observar, este amigo tiene mucho que contar, cosa de agradecer cuando se hace como el lo hace. Pero visitar su blog es mucho mejor para conocerlo que todo lo que yo les pueda contar.


Anuncios

6 Responses to Emboscadas #2: Antonio Guillán

  1. icástico says:

    Reblogueó esto en Icásticoy comentado:
    El primer “like” que tuvo algún artículo mío en icástico fue de Xosé Manuel, imaginad la sensación: un blog recién estrenado, con enorme ilusión y de pronto ves esa estrellita naranja que destaca tanto como una verdadera estrella en el cielo, algo similar al primer amor. Desde entonces no ha desfallecido en su seguimiento, comentarios y loas (para mí, excesivas), hasta el punto de citarme en una emboscada, sección creada en su excelente blog profesional. Gracias, Xosé, ha sido un placer, e insisto, un lujo tener seguidores como tú.

    Me gusta

    • Xosé Manuel says:

      Hombre, pues muchas gracias a tí, porque los que somos de natural preguntones no le vemos el mérito, tal vez por la de tortas que nos hemos llevado.

      Me gusta

  2. icástico says:

    Gracias, Xosé, no puedes imaginar lo gratificante que resulta una estrevista tuya, tienes madera, explota esa faceta. Un orgullo ser tucho para tí e icástico “en tu casa”.

    Me gusta

  3. muy buenas las preguntas y mucho mejores las respuestas, un placer leer este artículo

    Me gusta

  4. melbag123 says:

    Como ves no estoy tan aislada pero creo que tu lector no exagera para nada.

    Me gusta

  5. evavill says:

    No conocía el significado de Icástico, muy acertado, te pega mucho. Alentadora la historia de tu abuelo, por cierto.

    Me gusta

Me interesa tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: