Conocimiento y reconocimiento, ¿Que debemos buscar en una oferta formativa?

Comunidad El País – Volviendo la vista atrás.

Aquellos que, como ocurre en mi caso, tenemos en nuestro cajón tantos cursos realizados que seríamos incapaces de enumerarlos de memoria llega un momento en el que nos volvemos selectivos y optamos por ofertas con valor añadido ¿Cual?.

 A la hora de seleccionar un curso o participar en determinada actividad formativa ya no basta con fijarse en la denominación o el contenido, ni siquiera las horas de duración son determinantes, hemos llegado a un momento en el que existen otros aspectos a valorar que, en función de nuestras expectativas y objetivos, determinarán cual es la opción que más nos conviene.

 Cuando el objetivo es el conocimiento.

En este caso el abanico de selección se extiende hasta el infinito. No buscamos el reconocimiento por parte de terceros, lo que nos interesa es dotarnos de nuevas capacidades o reforzar las que ya poseemos.

Las opciones dentro de ese abanico se van a reducir a aquellas que nos ofrecen mayores garantías, bien por conocimiento directo de quienes organizan la acción formativa o bien porque disponemos de fuentes de confianza que nos aportan referencias fiables.

De esta tipología formativa, obtenemos beneficios personales, que pueden mejorar nuestro posicionamiento hacia el mercado laboral o simplemente acceder de forma “segura” a nuevas técnicas o tecnologías.

El beneficio es inmediato y no precisa del reconocimiento directo por parte de terceros pues dicho reconocimiento se traslada a la calidad de nuestro trabajo.

¿Qué se debe buscar en la acción formativa?

Contenido.

EL beneficio reside en lo aprendido, en las nuevas habilidades adquiridas por lo que la duración de la acción ha de estar acorde con la materia a tratar y el programa ha de incluir elementos teóricos y prácticos en la proporción adecuada.

Metodología.

En los últimos tiempos proliferan por doquier acciones formativas de las llamadas on-line, semipresenciales, etc. y aunque no voy a ser yo quién reniegue de estas opciones, me consta que determinadas disciplinas se adaptan de forma especialmente nefasta a estas modalidades a distancia. Por ejemplo, en mi época de docencia especializada en DAO, me llegaba mucha gente rebotada (en todas las acepciones de la palabra) de interminables cursos vía CD u on-line. Todos valoraban mucho más un curso de 20 horas presenciales con profesor que 200 no presenciales.

Recursos materiales y tecnológicos.

De poco vale hacer un curso de piloto si ni siquiera se cuenta con un simulador de vuelo. Los medios han de ser adecuados en cantidad, calidad y sobre todo no han de ser obsoletos.

Recursos humanos.

Es sorprendente la escasa atención que se presta a la calidad docente, hasta el punto que los propios ofertantes semejan querer ocultar la cualificación de su personal docente o enmascararla bajo rimbombantes calificativos poco académicos y nada científicos.

La plantilla de docentes debería ser la carta de presentación de una acción formativa, pero en lugar de eso lo habitual es que no se conozca hasta el momento de empezar.

Prestigio.

Pero no prestigio de la entidad que organiza u oferta la acción, el prestigio ha de estar unido a la acción formativa en sí, a sus docentes, etc. El prestigio no es algo que se anuncie en una oferta publicitaria, el prestigio es un valor un tanto conceptual que se transmite de forma mucho más lenta que el desprestigio.

Un ejemplo claro de prestigio independientemente de quién organice la acción formativa es un curso sobre manejo de extintores impartidos por especialistas del cuerpo de bomberos, pues tanto si lo organiza la inexistente “Real Sociedad de Expertos en Incendios” como si lo hace la asociación de amas de casa del barrio poco va a importar, la calidad a priori parece asegurada.

Consultar a compañeros, contactos de Linkedin o cualquier otra red nos puede aclarar bastante nuestras dudas.

 Cuando el objetivo es el reconocimiento.

En este caso a lo anteriormente expuesto para el conocimiento, debemos de aplicar otros requisitos exigibles, en todo caso quiero dejar bien claro que el reconocimiento por sí solo no debe empujarnos a la mediocridad en otros aspectos, pues cada acción formativa tendrá un coste económico, personal, familiar, de esfuerzo, etc. que debemos rentabilizar al máximo.

El reconocimiento puede referirse a varias opciones y objetivos:

 Reconocimiento en el mercado.

No cabe duda que algunos cursos, máster, etc. impartidos por determinadas instituciones públicas o privadas cuentan con el reconocimiento explícito de los empleadores, llegando a valorar este tipo de formación incluso por encima de otras titulaciones oficiales o la propia experiencia.

No suele haber mucho problema para identificarlas pero no están al alcance de cualquier bolsillo.

 Reconocimiento global.

Si no solo buscamos “puntuar” para determinadas empresas o sectores y queremos que nuestra inversión además sirva para otras funciones, opciones o posibilidades, lo más sensato es optar por acciones formativas oficiales que certifiquen la obtención de créditos ECTS.

Estos créditos son los únicos de reconocimiento universal tras la llegada del Plan Bolonia y nos pueden abrir las puertas de Europa en un momento dado.

El factor crédito ECTS oficial es un valor añadido que mucha gente desprecia y que puede ser determinante en un futuro no muy lejano, por lo que yo recomendaría priorizar las titulaciones oficiales sobre las titulaciones propias ya que las primeras tienen reconocimiento oficial, mientras que las segundas solo tienen el que les pueda dar el mercado, cosa esta difícil de valorar.

Por lo tanto y a pesar de la amplia oferta con pomposas campañas de publicidad, es más importante lo que no nos dicen que lo que nos muestran, muchas veces bajo mensajes ambiguos que nadie se molesta en aclarar.

La formación ha de tener como objetivo el que se le supone, mejorar nuestra valía profesional y no simplemente el acumular títulos y diplomas que tal vez nadie llegue a leer y mucho menos valorar.

 Enlaces de interés:

Aneca

En el siguiente enlace podéis comprobar si un título o Máster es oficial.

Anuncios

One Response to Conocimiento y reconocimiento, ¿Que debemos buscar en una oferta formativa?

  1. formapl says:

    Reblogueó esto en Formaprl.

    Me gusta

Me interesa tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: