Los TPRL y la Caja de Pandora

Como diría el maestro Gila, a los TPRL nos “perpetraron” mal, al despiste, improvisando pero a la carta y predestinados no se sabe muy bien para que.

Nuestra breve pero intensa historia como colectivo(1) profesional se caracteriza por ser tan accidentada como absurda y promete ser aún más absurda si no ponemos algo por nuestra parte.

Hasta ahora me he limitado prácticamente a ejercer de “plañidera“, pero como ya anuncié en la entrada  anterior lamentarse no es la solución, la solución está en nosotros y quiero aportar mi granito de arena exponiendo algunas ideas que creo mejorarían nuestra situación como colectivo, pero no me vean como un fanático ortodoxo de la causa, simplemente opino y deseo intercambiar mis opiniones con ustedes para intentar llegar al mejor puerto posible.

A pesar de todo, para alcanzar un fin es necesario conocer el principio, la causa primigenia, los orígenes, que en nuestro caso son un poco de serie B.

¿De donde venimos?

Cualquier TPRL español que lea esto habrá accedido a esta titulación a través de una de las fórmulas que comento a continuación, una especie de caja de Pandora no poco responsable de nuestra situación.

Se me ocurren todo tipo de teorías, algunas calificables de “conspiranoias”, propias de los avatares a los que se ha visto y se está viendo sometido un colectivo sin duda estratégico, pero relegado artificiosamente a papeles marginales en los que se infravaloran las responsabilidades, las dificultades y la alta cualificación y nivel formativo exigibles y que de hecho se nos exigen.

Por experiencia previa acreditada.

En esto de la PRL siempre hemos ido a remolque de las circunstancias, trasponiendo y asimilando a la brava las Directivas europeas, en el último momento, como un mal estudiante.

Cuando se crea la figura del TPRL en sus distintas categorías o niveles, había que buscar una solución adecuada para aquellos que llevaban ya años trabajando en el mundo de la Seguridad laboral, para ello se estipuló un plazo para que pudiesen obtener el reconocimiento de su experiencia en forma de un título oficial.

Ni que decir tiene que era de justicia, pues aquellos auténticos expertos acumulaban una serie de conocimientos teóricos y prácticos que más tarde transmitirían a las primeras hornadas de técnicos.

Curiosamente, a pesar de Bolonia y otras plagas, las Universidades no contemplan en su mayoría la contabilización de la experiencia adquirida, supongo que porque no es un buen negocio.

Los “no reglados” .

Lo cierto es que ya de por si suena fatal, pero es que hasta hace poco más de un año la oferta de cursos de todo tipo y nivel era asombrosa, hasta el punto que parecía como si la demanda de TPRL fuese tan alta y acuciante que urgiese formar técnicos, de hecho el reclamo siempre ha sido la supuesta necesidad de TPRL para su incorporación inmediata.

Cualquiera podía convertirse en TPRL prácticamente “by the face”, pagando un “justo precio” le convertimos a usted en un Técnico de Calidad y por unos “euricos” más tambien de Medio Ambiente, además para que vea que le apreciamos le regalamos el de Prevención y dese prisa que nos lo quitan de las manos oiga… no reglados pero regalados oiga…trabajo seguro oiga…

Cada día somos más conscientes de la fama de sociedad corrupta y sin principios que sobre este país circula por el mundo, nadie se extrañará de que existan demasiados casos de TSPRL que se jactan abiertamente haber obtenido la titulación sin pisar el centro de formación ni demostrar ningún tipo de conocimiento.

Afortunadamente este negocio.., perdón quise decir este modelo formativo ha ido extinguiéndose en favor de la formación reglada (nada regalada por cierto), aunque lo de reglada parece no significar lo que todos suponemos a priori.

Titulaciones regladas u “oficiales”.

La primera titulación basada en formación reglada que se implantó fue la de TSPR Profesionales, momento ideal para hacer las cosas bien, pero no podía ser de otra manera y se optó por liarla de tal manera que ahora existen dos  tipos de “Técnicos Superiores” pero de distintas cosas, lo que ha causado más de una polémica, especialmente debido a comentarios poco afortunados de algún docente y a esa mano negra que cada ocasión intenta restarle valor e importancia a nuestra profesión.

Otra vía de conflicto se refiere a su equiparación a la antigua titulación de Técnicos Intermedios en PRL creando un agravio comparativo notable si tenemos en cuenta que una multiplica casi por diez las horas lectivas de la otra.

Con la llegada del famoso y denostado “Plan Bolonia” se procede a extinguir la formación inicial de TSPRL y convertirla en una titulación oficial de grado MÁSTER, reglada y conforme a dicho Plan. Todo debería de ser maravilloso y paradisíaco de no ser por lo que venimos observando, que en resumen se acerca lentamente a más de lo mismo pero más caro.

Curiosamente, a pesar de existir ya una titulación universitaria cuando se convoca una plaza se mantienen las bases anteriores, en las que se establecen requisitos como :

“Estar en posesión de la titulación requerida para cubrir plazas del grupo A (Ingenieros, Licenciados, Arquitectos…),…, se valorarán conocimientos en PRL”

Mal vamos cuando es más importante o al menos más determinante ser Ingeniero o Licenciado por ejemplo en Plastilina que ser TPRL.

Como no podía ser menos y dado que corren malos tiempos para la Lírica las Universidades, en su mayoría privadas, se ven compitiendo por un mercado hasta ahora muy rentable y se acude de inmediato a refritos clásicos como los “Máster en Gestión Integrada CA-MA-PRL”, máster específicos para ya titulados por el método antiguo, etc..

De todos, los que aluden a integración, gestión de sistemas, etc., son los más dañinos, pues o bien devuelven la idea de que la PRL es un apéndice de Calidad o se dirigen sin tapujos a un único modelo de sistema de gestión ( curiosamente al que se puede certificar, una vez más a su justo precio).

Por favor, que alguien con mayor autoridad que yo les explique de una vez que “integrar” no es lo mismo que “mezclar” y que no solo de OHSAS vive la seguridad, que hay muchos y muy buenos sistemas de gestión y que lo lógico sería elegir el más adecuado a nuestro caso, a cada caso.

Solo con lo hasta ahora expuesto, reducido en la medida de mis posibilidades para no aburrirles con los detalles que cualquiera puede encontrar en internet, se puede conocer mejor de donde venimos y lo que nos debería preocupar, …

¿Donde estamos?

Partiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria.
(Groucho Marx).

Groucho era un visionario mordaz y adelantado a su tiempo, en mi caso no sé si hemos ya alcanzado ese nivel de miseria, pero creo que poco a poco vamo0s camino de culminar esa meta.

Circulan por ahí datos estadísticos que revelarían que ya hay al menos 100.000 personas que de una u otra forma han obtenido titulaciones en PRL. Una burrada teniendo en cuenta que actualmente el mercado precisaría no más de 40.000 y que curiosamente el número de TPRL en activo (previamente a la pertinaz crisis que diría Franco) no pasaba de 30.000.

A pesar de ello, las universidades, directamente o a través de convenios con centros de formación mantienen su reclamo aludiendo a la supuesta demanda creciente de TPRL, ofreciendo paquetes especiales e incluso regalando cacharros tecnológicos de esos de los que nadie en su juicio puede prescindir…

Pero como dice el refranero popular “Antes de meter prometer y prometer, luego de metido olvidar lo prometido”, o lo que es lo mismo, las Universidades se lavan las manos cuando queremos acceder a programas de doctorado que en general no existen o están programados para que solo accedan determinados aspirantes.

Poniéndome de ejemplo, hace unos 15 años obtuve la titulación de TIntPRL en el curso más duro y exigente al que he asistido, pero luego me dijeron que eso no valía para nada, pues lo mismo lo hacía un TSPRL y además podía asumir más funciones.

Tres años más tarde, después de ahorrar como loco,  me convertí en TSPRL para que justo al terminar me repitiesen el mismo argumento: “Con solo una especialidad no tienes mercado”, por lo que tras una inversión de tiempo, paciencia y dinero más que apreciables resurgí cual ave fénix convertido al fin en un TSPR.3.

Pecando de iluso creía que ya era todo, que ya era lo más de lo más, pero no, de repente me soplan que en breve (y así fue) empezarían a valorar y/o exigir el Máster universitario (por pedir…).

Pues bien, ya metidos en faena y considerando la inversión ya hecha, lógicamente opto por dejarme lo que no tengo en un supermegamáster en una supermegauniversidad privada de prestigio y cuando por fin lo he logrado, la primera en la frente porque mi caso es de traca.

Resulta que soy Ingeniero Técnico por un lado y Máster Universitario por otro,  no tengo acceso a prsiendo Ingeniero Técnicoogramas de doctorado, cosa que no me preocupa porque nunca quise ser Doctor Ingeniero, pero es que en PRL soy grado Máster Universitario, es decir el paso previo a un programa de doctorado, en una disciplina universitaria que no está integrada en ninguna otra titulación, pero las universidades me cuentan la enésima película de terror y me dicen que lo de PRL no cuenta (para cobrar si que contará sin duda) y que como soy Ingeniero Técnico…, vamos, para comprar cerillas y quemar decanatos.

Nota de actualización (enero 2013): En mi caso finalmente he podido acceder a un programa de doctorado, pero compañeros en similares circunstancias a las mías no han podido o no les han permitido acceder a este tipo de programas a día de hoy

Y no es que yo quiera dejar entrever que tal vez, como ha pasado siempre, se busque la garantía de plaza de profesorado para los amigos o miembros del clan, eliminando competencia con experiencia práctica que no se reconoce en créditos por más que la dichosa Bolonia así lo indique.

Y ya lo último viene de dentro, con una serie de mentes preclaras que se quieren apuntar al bussines de la “acreditación profesional”, negocio bárbaro basado en establecer sistemas y normas de valoración que den como resultado el reconocimiento de la profesionalidad por parte de determinado centro, asociación o institución certificadora a los efectos.

Naturalmente, faltaría más, eso implica un impuesto revolucionario que habrá que renovar cada cierto tiempo, financiando de esta forma la buena vida de unos cuantos desconocidos (al menos por ahora) a los que tal vez deberíamos ser los demás quienes les acreditásemos, pero ya se sabe que estas cosas se basan en el viejo hobby hispano de la Ley y la trampa.

Como lo veo yo.

1º Reestructurar las titulaciones.

Actualmente existen 4 titulaciones para 3 niveles, a saber:

  1. Nivel Básico.
  2. Nivel Intermedio
  3. T.S.P.R. Profesionales
  4. T.S.P.R. Laborales

Las titulaciones de nivel básico no son realmente operativas al implantarse en algunos sectores exigencias mayores como mínimos de formación para cualquier trabajador.

Las de Técnico Intermedio, al igual que las de TSPRL, han dejado de existir en el campo de las NO-regladas, pasando la primera a convertirse en una titulación de FP con nueva denominación TSPRL y la de TSPRL que pasa a ser una titulación reglada universitaria.

A mi juicio no tiene razón de ser la existencia de Técnicos de nivel básico, siendo más lógico aplicar criterios como en el sector de la construcción, donde la formación mínima supera las exigencias de un Técnico de nivel básico y que se va ampliando en función del puesto, responsabilidades, etc.

La titulación de TSPR Profesionales es la más conflictiva a la hora de valorar donde integrarla, pues dada su carga lectiva la creación de un grado universitario podría ser redundante. Por ello tal vez habría que convertirla en la Titulación genérica Universitaria de Grado, con especialización en el grado de Máster, reordenando las especialidades e incluyendo algunas que de facto ya existen, como puede ser Coordinación de SyS en Construcción por decir algo.

Naturalmente habría que establecer mecanismos y cursos puente o valoraciones de experiencia que permitiesen a los titulados actuales adecuarse a las nuevas titulaciones, eso sí, estableciendo un plazo razonable y siendo obligada dicha adaptación para poder ejercer.

Una vez alcanzado este punto las convocatorias de plazas de TPRL serían realmente ocupadas por TPRL.

Por lo tanto quedaría más o menos como:

  • TPRL: Titulación genérica universitaria asimilable al actual TSPRL esp. Seguridad Laboral.
  • TSPRL: Másters de especialización en cada una de las ramas actuales más otras como CSS en obras, CAE,  auditorías, sistemas de gestión, etc. desligados de disciplinas ajenas como CA o MA.

El resto de niveles se corresponderían con los programas genéricos y específicos de formación de trabajadores y directivos.

2. Categorizar la experiencia

Como recuerdo la primera obra a la que fuí asignado y el escalofrío que recorrió mi espalda tengo muy claro que en esta profesión sobran titulados y faltan profesionales, pues la experiencia pesa de manera decisiva en la calidad de ejecución de los trabajos, por encima sin duda de las titulaciones que se tengan.

Por ello considero imprescindible la estructuración categorizada de los profesionales de la PRL, que siempre deberían comenzar como TPRL Junior o en formación práctica (sin responsabilidades) bajo la tutela de un TPRL Senior o experto que asuma las responsabilidades al ser el que decide en última instancia.

El debate

Los que me conocen saben que aunque me gusta tener la razón me gusta aún más aprender de los demás y atiendo a razones, por eso estas propuestas, para escuchar lo que piensan mis iguales, sean del nivel o titulación que sean.

Hoy le ha tocado a las titulaciones y a la categorización de la experiencia, el siguiente artículo se referirá a nuestras atribuciones generales y la extraña relación entre estas y la responsabilidad.

Sean buenos, no maten al emisario por más que sea además el emisor.

(1) Lo de “colectivo” es obviamente una observación sarcástica de esta profesión en la que nadie se junta por el colectivo sino para sacar algún provecho.

Anuncios

13 Responses to Los TPRL y la Caja de Pandora

  1. Hola Xosé.

    Me gustaría comentarte dos cosas de tu exposición en las que estoy muy de acuerdo.
    La primera es que no se puede tomar la PRL como un apéndice de la Calidad y la Gestión. Considero muy necesario avanzar en sistemas de gestión en construcción, sin tener que ser los más o los menos reglados, pero pienso que la PRL no debe ser una pata en los mismos. Aun debiendo estar coordinados entre sí, como todo en la obra, cada uno tiene que tener su entidad propia, no menospreciando ni integrando la PRL en los SGC.

    En segundo lugar, me gusta mucho cuando hablas de TPRL Junior y Senior. El sistema de tutelaje de técnicos, ya no sólo en PRL, debería de estar más extendido y evolucionar en sus formas y sus fórmulas. Debería de tenerse más en cuenta desde la universidad y centros de formación. En Alemania, el sistema dual de formación superior y universitaria, está muy avanzado en esos sistemas de tutelaje. Podríamos aprender de ellos algo más que fórmulas de austeridad.

    Por úlitmo, quería felicitarte por el blog. Lo acabo de descubrir y me da la impresión de que tiene contenido muy interesante. Me interesa la PRL, especialmente en construcción, y seguro puedo aprender mucho de tus experiencias, ya que no puedo aprender a pie de obra.

    Un saludo

    Me gusta

    • xomaloga says:

      Emilio gracias por tu comentario.
      Como dices, lo malo es que solemos copiar solo lo fácil y lo que aporte más beneficios sin control.

      Pero lamentarse no soluciona nada, es hora de tomar las riendas de nuestro futuro.

      Me gusta

  2. Virginia says:

    Estoy bastante de acuerdo con lo comentado, yo soy ingeniera técnica y TSPRL by Bolonia, porque soy jovencita y esto es lo que me pilló. Estoy harta que me pidan que sea técnica en Calidad, Medioambiente y PRL, ¿que pasa tenemos que ser aprendices de todo y maestros en nada? Calidad la llevan muy bien los de Organización Industrial que para eso está la carrera y Medioambiente… Señores, que yo sepa, el mundo de la ingeniería agrónoma y/o la ingeniería de montes hacen muchísimas más cosas aparte de optimizar cultivos. Y si eso no fuera poco, quieren que tengas menos de 30 años y que hables francés, inglés y alemán a la perfección… En fin… Por cierto… Lo del Doctorado… yo soy Ingeniera Técnica en Diseño Industrial, MU en PRL y si estoy haciendo doctorado, no he tenido ningún tipo de objeción, traba administrativa o discriminación para poder acceder al doctorado. Bien cierto es que he de hacer una asignatura de Metodología de Investigación, pero también es cierto que el MU en PRL está orientado de forma profesional y no a la investigación y por eso la hago, pero, a mi nadie me ha puesto caras raras para poder acceder al Doc.

    Me gusta

    • xomaloga says:

      Hola Virginia,
      En que Universidad haces el Doctorado????? Es en PRL????
      Gracias

      Me gusta

      • Virginia says:

        Lo estoy haciendo en la Universidad Miguel Hernández de Elche, Facultad de Medicina, Departamento de Patología y Cirugía, Área de Medicina Legal y Forense, Escuela de Medicina del Trabajo (siento poner toda la retahila, pero es que sino, no lo encuentras). Si, el doctorado es en el área de prevención, más concretamente en el area de higiene ambiental, estoy haciendo una investigación por exposición a tóxicos inhalables. Saludos!

        Me gusta

      • xomaloga says:

        Muchas gracias, además me viene muy bien toda la retahila para usarla como referencia.
        Saludos y suerte, su no tienes inconveniente ne gustaría contactar contigo.

        Me gusta

      • Virginia says:

        Pues no tengo inconveniente alguno pero no se utilizar mucho wordpress y no tengo ni pajolera de cómo pasarte mi dirección de e-mail de forma privada…. ¿Ayuda, please??

        Me gusta

      • xomaloga says:

        No te preocupes, si es correcto el correo con el que te identificas en este blog me pondré en contacto contigo a través de él.

        Me gusta

      • Virginia says:

        Si, es mi dirección de correo

        Me gusta

  3. Miguel Angel says:

    Hola.

    De este primer artículo se podría decir que es interesante como cultura general, tal y como lo has estructurado (sin entrar en valoraciones de si lo que has escrito es bueno o malo, mejor o peor…): de dónde venimos, donde estamos, y tu visión general, para cerrarlo con el debate en el que participamos todos.

    Asi pues, creo que dentro de la estructura formativa que existe actualmente, se podrían incluir más escalones.

    En el nivel más bajo de capacitación podríamos incluir aquellos cursos de formación de 4 o 5 horas en materia de prevención de riesgos: jornadas, seminarios, del tipo del Plan Intersectorial del sector de la construcción.

    Luego estarían los cursos del nivel básico en PRL, esos de 50-60 horas de duración, que son los que se suelen exigir para la figura de recurso preventivo.

    Seguirían los de tipo tecnico intermedio en PRL (de unas 350 h) y los de tecnico superior de tipo master (de 600 o más horas de duración) con una o varias especialidades, con sus dos variantes: los de tipo Junta o Inem gratuitos que se hacían antes, y los que se están comenzando a hacer ahora, con titulación universitaria y que ya no son gratuitos.

    Luego, por otro lado, está el titulo de coordinador de seguridad y salud en obras de construccion, donde resulta curioso que no es necesario tener titulación o conocimientos en prevención para su obtención, pero, sin embargo, un tecnico superior no puede ejercer esta función oficialmente sino se tiene el curso superado.

    Con respecto a PRL, CA y MA, creo que sin pisar a ningún profesional de dichos campos, pueden estar relacionadas entre si.

    Entre otras cosas, en calidad existe algo que se llama “mejora continua”. Según creo recordar esto se lleva a cabo mediante la formación continua, entre cuya planificación se pueden incluir contenidos de PRL o MA, por ejemplo. El departamento de calidad también está encargado de crear criterios para la gestión de documentación y elaboración de procedimientos.

    Además, si una obra, una instalación está ejecutada con calidad, no quiere decir que está ejecutada correctamente, y eso no previene contra futuros percances?

    Y en medio ambiente, no se trata de “prevenir” contra el deterioro del mismo?

    Aunque estos departamentos puedan funcionar independientemente, os imaginais todo lo que se puede ganar con ellos cooperando juntos? Y la tendencia que esta marcando el mercado es esa.

    No digo que nosotros debamos ser un “todo en uno”, pero si que estos departamentos pueden o deben cooperar entre si, y yendo más lejos, deberían estar al nivel de dirección, o incluso dentro de ella…

    Esto puede ser origen de un nuevo artículo… en qué lugar dentro del organigrama de la empresa deberíamos estar? donde estamos nosotros realmente? Creo que, por desgracia, estamos muy poco valorados….

    Me gusta

    • xomaloga says:

      Gracias por participar Miguel Ángel.

      Los niveles formativos no son realmente el objeto de este artículo salvo en lo que atinge a las titulaciones oficiales, por ello solo se enumeran los niveles Básico, Intermedio/TSPRP y Superior.

      En cuanto a las relaciones con calidad o medio ambiente, defiendo la existencia de sistemas integrados de CA, MA, PRl, RSC y lo que sea útil, pero una cosa es un sistema “integrado” y otra un sistema “mezclado”, una cosa es la comunicación, coordinación y estandarización de procedimientos o sistemas y otra la trasponerlos o simplemente cargarlos sobre el menos “poderoso”.

      PRL tiene sus propios sistemas de gestión y para integrar, coordinar y mantener esos sistemas de gestión no es necesario modificar y/o alterar su funcionamiento, basta con adaptar aquellos elementos que faciliten su integración en un sistema global.

      Salvo notables excepciones, actualmente y más por ignorancia que otra cosa (aunque sobra prepotencia) lo que se ha hecho es establecer procedimientos en los que se convierte al Dpto. de PRL en un infierno burocrático al que se le han trasladado todos aquellos trámites y papeleos relacionados con cualquier norma que incluya una simple mención a Riesgos laborales.

      Por último. entiendo el sentido de lo que expones, pero “prevenir” es solo un verbo aplicable a mil argumentos, lo mismo que el término calidad y desgraciadamente medio ambiente, hasta el punto que en una industria en la que se fabriquen tornillos inservibles, si aparece uno perfecto, se separa del resto y todo ello se documenta, se habrán cumplido los criterios de calidad y si además en lugar de verter los residuos generados en la alcantarilla, se trasladan a un lugar desconocido del Amazonas, todo ello debidamente documentado, también se habrán cumplido los dichosos requisitos de calidad, pero sin duda se envenenará el MA.

      Tienes razón, la ubicación de PRL en la organización da para nuevos artículos.

      Me gusta

  4. Antonio Ribas says:

    Hola a todos

    TintPRL especie a extinguir ……

    Después de leer a Xosé y los diferentes comentarios me gustaría aportar mi opinión ….., Soy TintPRL titulado, Entiendo que la profesión debe actualizarse y equipararse a cualquier otra carrera y darle el valor y reconocimiento que se merece por lo que estoy en gran parte de acuerdo con vosotros.

    En esta exposición me da la sensación (tal vez equivocada) de caer en la trampa de que solo vale el que tiene más títulos, doctorados, máster y diplomas para colgar en el despacho y que si no eres universitario tienes un futuro muy corto ya que de un plumazo te cargas a los TintPRL,

    “El resto de niveles se corresponderían con los programas genéricos y específicos de formación de trabajadores y directivos” .

    Entiendo que podemos aportar algo a la profesión como mínimo la experiencia . Si fuera posible que alguien nos tenga presentes al menos en sus oraciones.

    Para mí la PRL es más una vocación que un trabajo y Como dice Xosé hago mías sus palabras:

    “Poniéndome de ejemplo, hace unos 15 años obtuve la titulación de TIntPRL en el curso más duro y exigente al que he asistido, pero luego me dijeron que eso no valía para nada, pues lo mismo lo hacía un TSPRL y además podía asumir más funciones “ .

    Saludos.

    Me gusta

    • xomaloga says:

      Hola Antonio, gracias por participar.

      No me cargo a los TIntPRL, simplemente la trato como titulación a extinguir al igual que los TSPRL de la opción no universitaria.

      ¿Por qué?, pues porque hay que ser drásticos además de justos, empezando por eliminar niveles vacíos de contenido real.

      Saludos

      Me gusta

Me interesa tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: