10 latinajos para Técnicos en P.R.L. novatos

Entiéndase este artículo como un pequeño divertimento más que como un decálogo oficializado o a oficializar, pero siempre útil para aquellos que empiezan en el mundo de la Prevención.

Al menos a mí me hubiese sido muy útil años atrás…

1.     Non omnia possumus omnes

(Todos no podemos hacerlo todo)
“Virgilio”

Tratándose  como se trata de un profesional altamente especializado, destinar un TPRL a labores administrativas o burocráticas supone un derroche de medios humanos y económicos difícilmente justificable en una empresa moderna.Por su parte, si un TPRL asume o acapara trabajos o responsabilidades ajenas a las competencias propias de su titulación, contribuye activamente a  una inadmisible reducción en la calidad del servicio prestado al malgastar recursos de por si escasos en detrimento de sus verdaderos objetivos y necesidades.

No somos personal de administración, producción o cualquier otro departamento de la empresa, somos Técnicos especializados en Seguridad y Salud Laboral.

2.     Rem teme, verba sequentur

(Domina el tema y las palabras llegaran solas)
“Catón”

La formación continua, el auto reciclaje y el buen aprovechamiento de los medios y recursos a nuestro alcance forman parte de las obligaciones de un TPRL.

La evolución de la técnica, las modificaciones legales o reglamentarias y la disponibilidad de suficientes fuentes de conocimiento, alejan cualquier posibilidad de justificación basada en la ignorancia.

Estamos obligados a una permanente acción formativa porque asimismo se nos evalúa de forma continua, por ello nuestra formación, adiestramiento y reciclaje profesional ha de ser parte indivisible de nuestra actividad laboral cotidiana.

3.     Ab love principium

(Empieza por lo importante)
“Virgilio”

Intentar modificar un sistema organizativo, la política de una organización o la percepción de los trabajadores en relación con la Seguridad y Salud de un día para otro difícilmente puede culminar en éxito.

Es necesario conocer pormenorizadamente la organización para poder detectar los elementos clave a modificar o a potenciar, de esa forma concentraremos nuestras energías en dichos elementos. La dispersión de medios escasos solo nos llevará al fracaso en nuestra gestión.

4.     “Festina lente”

(Apresúrate lentamente)

En Seguridad el factor tiempo es altamente determinante. Afecta a los plazos disponibles y a los objetivos marcados pero la precipitación puede derivar en resultados más catastróficos que la situación que se desea corregir.

La actuación ha de ser continuada y ágil, pero siguiendo los tiempos marcados por la propia naturaleza del medio con el que trabajamos.

5.     “Ad augusta per angusta”

(A resultados grandes por vías estrechas)

De entre todas las medidas susceptibles de ser aplicadas, la elección ha de recaer siempre en la más eficaz y la más rentable (por orden de importancia). Lo criterios estéticos o auto-promocionales suelen dejar un rastro inequívoco de gasto inútil  por más que pueda ser justificado.

6.     “Res non verba”

(Hechos no palabras)

Teorizar  sobre posibles soluciones solo sirve para aplazar la decisión final sobre la metodología o técnica a aplicar.

No disponemos de tiempo o de recursos ilimitados y nuestra eficacia se mide por los resultados prácticos obtenidos, en definitiva, se nos piden hechos y no palabras.

7.     Esse quam videris bonus malebat

(Prefiero ser bueno a parecerlo)
“Salustio”

La Seguridad Y la Salud de los trabajadores es nuestra competencia y nuestro objetivo, por ello deberemos asumir decisiones y posturas no siempre del agrado de aquellos a quién van destinadas.

No podemos dejar al azar factores de riesgo o tomar decisiones en base a relaciones de confianza, debemos basarnos en criterios técnicos y en relaciones profesionales.

8.     “Omnis saturati mala”

(Todo exceso es malo)

La perseverancia en nuestras posturas, la actitud ejemplarizante y la acción continuada sobre los sujetos de nuestro trabajo son fundamentales para la obtención de resultados exitosos, pero todo ello ha de aplicarse con mesura, de lo contrario podemos conseguir efectos negativos y rechazo hacia nuestro trabajo.

9.     “Quod scribsi, scribsi”

(Lo escrito, escrito está)

Nos movemos en entornos de alta responsabilidad personal, por ello debemos documentar de forma eficaz todas nuestras actividades, decisiones y relaciones con otros departamentos o miembros de la organización.

La buena voluntad no suela alcanzar mucho más allá de la puerta del juzgado y una vez allí lo escrito escrito está.

Pero tampoco caigamos en la falacia de la prevención documental en detrimento de la real.

10.   “Indocti discant, et ament meminisse periti”

(Apréndanlo los ignorantes, y recuérdenlo los entendidos)

Finalmente, seamos 30 o 300.000, acabamos por saber unos de otros, personalmente o por boca de otros, en entornos reales o por obra y gracia de las redes sociales y profesionales, para bien o para mal.

Pensemos que somos TPRL que trabajamos en nuestro círculo con otros TPRL y por ello la negación de lo evidente pasa de ser un falso argumento a constituir una ofensa imperdonable.

Eso nos acompañará allá a donde vayamos porque ya lo dijo Virgilio: “Fama volat”, y en nuestra profesión es mucho más fácil perder la confianza que ganarla.

Anuncios

Me interesa tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: